Laurel


Laurel

3,50


Está consagrado al Sol y a todos los dioses solares. Simboliza la gloria y la victoria y sirve como sahumerio en todos los rituales de adivinación. Se cree que los rayos no caen jamás sobre un laurel, por eso se utiliza para alejar "las tormentas" personales. Puesto debajo de la cama, sofás, sillones y sillas (debajo de la funda) atrae la armonía a la casa y aleja las polillas. Su poder oracular y adivinatorio es muy conocido; las pitonisas del oráculo de Delfos comían laurel antes de pronunciar sus oráculos. También podemos mezclarlo en cualquier amuleto de buena suerte. Una rama de laurel colgada con cordón rojo boca abajo en la cocina protege al ama de casa y a los moradores del hogar contra la envidia y las maledicencias. Para conseguir un deseo hay que escribir en un papel lo que se desea obtener y, el día de Litha, introducir dentro de dicho papel tres hojas de laurel, se dobla en cuatro formando como un sobre y se guarda en una caja o sitio oscuro, donde no le de la luz; cuando se consigue el deseo, hay que quemar el paquetito. Si se incluye en los saquitos de conjuro atrae la buena suerte a su portador. También se añade a los trabajos de evolución, armonía familia, logros personales y paz. Es perfecto para los trabajos de magia blanca y no debería faltar en tu laboratorio mágico.

Examine esta categoría: Plantas Mágicas